Blog de 3D, Ilustración, Diseño y más...

El oso 3D de ‘The Revenant’

11 febrero, 2016 Ningún comentario

La Animación 3D y los efectos visuales 3D son un puntal para añadir realismo al cine en situaciones en las que la realidad no lo permitiría. Este es el caso de la escena del ataque del oso al trampero (Leonardo Di Caprio) en The Revenant que, de otra manera, habría sido imposible de recrear por la carga de violencia que lleva implícita. Acapara sólo 6 minutos de pantalla pero la creación CGI se llevó una nominación al premio Annie por la animación del oso (para rodar la película utilizaron una hembra llamada Judy), dos galardones en los Visual Effects Society Awards hace unos días, además de la nominación para los próximos premios Oscar.

Alejandro González Iñarritu, director de la cinta, planificó la coreografía de esa secuencia, estudiando muy bien cómo es el movimiento de un oso en la realidad. Otro factor que se cuidó al máximo, según cuenta el supervisor de efectos visuales de la cinta, Richard McBride, fue el comportamiento natural de un animal en su medio salvaje. No se trataba de demonizar al pobre oso, por impactante que fuera la agresión.

Tanto el equipo de Producción de la película, como el de Efectos Visuales y el de Animación 3D de Industrial Light & Magic utilizaron todas las referencias disponibles sobre el comportamiento de estos animales en circunstancias estresantes, como la que provoca la protección de los oseznos. Para ello, estudiaron grabaciones como la del ataque de un oso en un Zoo alemán, en la que un individuo borracho tropezaba con la jaula y la aleatoriedad de la embestida era notable. Con todo el material, diseñaron la composición del ataque cuyo escenario fue rodado en Calgary, Canadá, en medio de la nieve y la lluvia helada.

El ataque de Judy fue decidido como una única toma continua dentro del bosque lluvioso. El equipo de VFX debía mantener a Leonardo Di Caprio siempre visible, dentro de la violencia de la secuencia. En la coreografía de la misma, los tirones y empellones estaban marcados en los lugares correspondientes, para poder ajustar, después, los mordiscos del animal. Posteriormente, fue necesario un extenso trabajo de pintura digital para integrar hombre con oso.

Se utilizó el software de Maya para la animación 3D y el equipo de modelado creó formas que proporcionaron un rendimiento muy natural a la escena. Otras consideraciones añadidas, como la humedad de la piel, la reacción de la luz, la textura del pelaje, etc. decidirían los resultados finales.

Compartir
Imagen de logotipo de facebook para compartir
Imagen de logotipo de twitter para compartir
Imagen de logotipo de google+ para compartir

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu email no será publicado