Alumnos

Paula Vigil Ilustración Infantil

El artista Bruno Munari dijo una vez: “Si un niño, de pequeño, encuentra una sorpresa en un libro, continuará buscando sorpresas en los libros toda la vida”. La Ilustración Infantil enriquece el alfabeto visual de los niños y es, precisamente, con ese importante cometido con el que trabaja Paula Vigil, ilustradora de libros infantiles. Hoy la tenemos con nostros y nos va a hablar de su experiencia profesional dentro del campo creativo editorial.

  • Hola Paula, estamos encantados de tenerte para esta entrevista. Vamos a empezar recordando qué estudios realizaste en Arteneo.
    Estudié el Máster de Ilustración Tradicional (Máster de Dibujo e Ilustración)
  • Si viajamos atrás en el tiempo, ¿recuerdas cuándo decidiste que querías dedicarte a una profesión creativa en la que la ilustración sería una elección de vida?
    Desde muy pequeñita, siempre he enfocado mis estudios hacia la rama artística. Empecé eligiendo el Bachillerato de Artes y luego me gradué en Bellas Artes. Fue unos años después de acabar la carrera, cuando me decidí por la rama de la ilustración, concretamente para libros infantiles.
  • ¿Y cómo fueron tus comienzos como ilustradora una vez que terminaste el Máster? ¿Tardó mucho tiempo en llegar tu primer proyecto?
    Estuve una temporada trabajando en pequeños proyectos que compaginaba con trabajos temporales que no tenían nada que ver con la ilustración. Llegó un momento en el que conseguí un trabajo a jornada completa en un restaurante y seguí intentando compaginar ambas cosas, pero lo cierto es que el restaurante me quitaba mucho tiempo y energía como para trabajar en las dos cosas. Poco a poco, me fueron saliendo más libros y llegó el momento en el que decidí lanzarme e intentar dedicarme exclusivamente a la ilustración.
  • Coméntanos un poco más sobre eso, háblanos de tu recorrido profesional, proyectos en los que has intervenido, y en los que estás inmersa actualmente.
    Pues, como he dicho, empecé con trabajos temporales en otros campos. A la vez, enviaba mi portfolio a diferentes editoriales para intentar meter la cabeza de alguna manera. Mis amigos también me recomendaban a sus conocidos, hasta que una amiga me habló de Virginia Méndez,  autora que había escrito un libro para el que necesitaba las ilustraciones. Nos pusimos en contacto, y así fue como conseguí ilustrar “Mika y Lolo“, mi primer libro, un precioso cuento bilingüe que refuerza valores y educa en igualdad de género, publicado por la Editorial UNO. Desde entonces, y con los portfolios que había enviado, empezaron a salir libros con otras dos editoriales: “Las manitas de mi hermana“, de Rita Pérez, con la Editorial Babidi-Bú y “El príncipe feliz“, de Carlos Peinado con la Editorial Verbum. Ahora mismo, estoy trabajando en mi cuarto libro, “El abrazo de los colores“, de Fátima Gómez con Babidi-Bú y… ¡hay tres más en cola esperando turno para ser ilustrados!
  • Por lo que nos cuentas, reconoces la importancia del portfolio como herramienta decisiva para la presentación de tu perfil profesional, ¿verdad? ¿Siempre te lo han solicitado?
    Sí, básicamente, fue con mi portfolio con lo que conseguí entrar profesionalmente en el mundo de la ilustración. Lo envié a varias editoriales en las que me añadieron a su base de ilustradores. A partir de ahí, empezaron a surgir los libros.
  • ¿Cómo se han establecido las relaciones laborales en los diferentes proyectos editoriales? ¿Has tenido oportunidad de trabajar tanto contratada como freelance?
    Ahora mismo las editoriales no realizan contratos fijos en plantilla, sino que contactan con l@s creativ@s para los diferentes proyectos que tienen. Les llega un libro nuevo y proponen al escritor una serie de artistas, muestran sus portfolios, y de esta manera, son los propios escritores quienes deciden qué ilustrador/a les gusta más. Así que, principalmente, es un trabajo de freelance, aunque formalizas un contrato por cada libro que te encargas de ilustrar.
  • ¿Podrías elegir un trabajo con el que has disfrutado más o del que te sientes más orgullosa ?
    Mika y Lolo“, el primer libro que hice, sin duda. Quizá no sea el mejor de todos, pero fue la primera oportunidad que me dieron en el mundo de la ilustración y la ilusión que me hizo que alguien confiase en mí para ilustrar sus palabras… creo que aún la puedo ver en cada uno de sus dibujos. Fue como mi primer amor, y eso nunca se olvida.
  • ¿Has tenido que desplazarte fuera de España para trabajar?
    Todavía no, porque siempre he trabajado como freelance desde casa, o entre turnos de otros trabajos.
  • Sabemos que has vivido 2 años en EEUU y que el inglés es una lengua que dominas a la perfección, ¿lo has necesitado alguna vez para tu trabajo?
    Hasta el momento, he trabajado siempre con gente hispanohablante, pero creo que desenvolverte con otro idioma te abre muchas puertas. Sobre todo, ahora que las redes sociales son decisivas para moverte en este mundo, publicar en inglés, por ejemplo, amplia el alcance que tus publicaciones puedan tener. No creo que sea indispensable, pero sí puede ayudar mucho.
  • ¿Qué proyecto laboral está a la cabeza de esos sueños que persigues convertir en realidad?
    Todos los proyectos que están saliendo están muy bien y me encuentro decidiendo el camino a seguir y cómo lo quiero enfocar, pero poder dedicarme a tiempo completo a la ilustración en un ambiente completamente creativo en contacto con otros profesionales del medio, sería un sueño para mí. Me encantaría trabajar en alguna editorial de manera estable.
  • Para esas empresas con un proyecto en marcha y que están leyendo esta entrevista: indícanos cuáles consideras que son tus cualidades destacadas, aquellas que consideras te distinguen en particular.
    Creo que tengo un estilo muy personal, que al final es lo que se busca, que las ilustraciones de sus libros sean diferentes. Soy perfeccionista y no me gusta dar por terminados dibujos que considero que podrían estar mejor. Eso a veces me lleva más tiempo de lo normal, pero merece la pena.
  • Las entrevistas que os hacemos, una vez habéis finalizado vuestros estudios en Arteneo y estáis ejerciendo una profesión vinculada a ellos, son realmente inspiradoras para l@s alumn@s actuales de la escuela. ¿Qué comunicarías a las nuevas generaciones que se están preparando para ejercer esas profesiones creativas?
    Aunque parezca un camino complicado, que lo es, es un CAMINO, al fin y al cabo, así que se puede seguir, pero requiere esfuerzo y perseverancia. Con esto, digo que cojan sus botas de montaña y la cantimplora, porque el camino es duro… pero las vistas, a medida que subes, son espectaculares y merecen muchísimo la pena. Es como hacer el Camino de Santiago. Te saldrán mil ampollas, llorarás y pensarás en abandonar, pero la satisfacción que tienes cuando por fin ves tu trabajo publicado, no tiene precio.

Paula, ha sido un placer hablar contigo, conocer tus trabajos y saber de tus proyectos. Deseamos que se sigan sucediendo montones de encargos gratificantes en el campo infantil y en todo aquel que te propongas. No dejes de mantener el contacto con nosotros…¡hasta pronto!