Blog de 3D, Ilustración, Diseño y más...

Gráficos 3D, ejemplos de trabajo interdisciplinar

20 mayo, 2016 Ningún comentario

Gráficos 3D, porque hoy nos ceñimos a un contexto concreto de aprendizaje en ARTENEO, pero la reflexión sobre la práctica interdisciplinar está abierta a cualquier tipo de espacio creativo.

El trabajo interdisciplinar ofrece un montón de posibilidades pues está basado en la exploración de instrumentos, conocimientos y abordajes diferentes.

Un ejemplo concreto: los gráficos 3D.

Si nos alejamos un poco del casi obligado resultado hiperrealista, vemos que la colaboración y el trabajo interdisciplinar son imprescindibles. Al margen de una especialización concreta, esta forma de trabajo supone abrirse a posiciones que necesitan de todo tipo de talentos.

Observemos dos trabajos de nuestro compañero Gabriel González, profesor de Arte 3D y Producción CGI, que documentan perfectamente el proceso creativo combinado.

gráficos 3D dados

El primero de los gráficos 3D es la imagen de un mapa antiguo, sobre el que descansan unos dados translúcidos. Efectivamente, es una imagen 3D, sin embargo, la misma no es posible sin la ilustración de la cartografía que ha realizado en 2D  y que, luego, ha mapeado como textura.

gráficos 3D mapa

Vemos la interacción directa entre el 3D y la Ilustración tradicional. La simbiosis entre render 3D y dibujo 2D. Cuando lo que pretendemos es crear desde una óptica más enriquecedora, sin los dogmas que nos marca el 3D hiperrealista, otras posibilidades creativas entran en juego.

gráficos 3D y 2D

El segundo de los gráficos 3D de Gabri, es estructuralmente un render 3D pero, en lugar de buscar el efecto final hiperrealista, lo ha completado con técnicas tradicionales como la trama de plumilla para elaborar la línea. Después, ha añadido texturas y manchas más pictóricas. Como resultado, tenemos una Ilustración 3D realizada bajo un concepto mucho más gráfico y novedoso, donde dos disciplinas se dan cita en el mismo lugar: el 3D y la ilustración.

gráficos 3D ilustración

Cuando nos esforzamos en concentrar nuestra energía y capacidades en una especialización, seremos excelentes en una sola cosa, pero perderemos la posibilidad de resolver tareas con cierta amplitud.

Un trabajo interdisciplinar supone la posibilidad de utilizar diferentes técnicas relacionadas entre sí, con las ventajas que cada una ofrece. Es un proceso dinámico en el que podemos integrar varios aspectos para conseguir resultados potenciados. Esta manera de trabajar es fundamental, cuando se persigue un desarrollo creativo e innovador y, además, requiere de un ‘experimentar’ continuo, ¡algo muy valioso si no queremos dejar de crecer! 😉

Compartir
Imagen de logotipo de facebook para compartir
Imagen de logotipo de twitter para compartir
Imagen de logotipo de google+ para compartir

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu email no será publicado