Blog de 3D, Ilustración, Diseño y más...

La observación, camino directo para crecer como artista

28 junio, 2016 Ningún comentario

La observación se podría definir como ver más allá de los límites que nos impone el sentido de la vista. Cuando estamos en medio de un proceso creativo, las imágenes que dan forma a nuestros pensamientos, se van formando en nuestra mente. Para utilizar el dibujo como herramienta que materializa las ilusiones, es necesario haber alimentado previamente nuestra capacidad creadora y, la mejor manera, es ejercitar la observación.

¿Potenciar la observación?

La observación no es algo casual, consciente o inconscientemente, cuando observamos estamos inmersos en un proceso activo de aprendizaje. Cuando realizamos cualquier actividad, estamos reteniendo detalles de nuestro entorno que van llenando nuestro archivo de conocimientos. Este proceso funciona igualmente al observar trabajos de otros artistas.

La observación 2

En este camino de aprendizaje, no se trata de realizar copias de aquello que tenemos delante, la intención no es exactamente la reproducción de modelos. Se trata de ‘mirar’, de ver mucho más allá. Por ejemplo, supongamos que estamos en un parque y queremos poner en marcha de forma consciente esto de la observación. Miramos a nuestro alrededor y encontramos un motivo de atención: un ciclista, intentaremos, en el breve espacio de tiempo de que disponemos, descubrir qué es lo que resume su figura sobre la bici, cuál es la curvatura del tronco sobre el manillar, cómo se hunde su cuello entre los hombros, la dirección de la barbilla, qué hay en su postura que le confiere velocidad, etc. En fin, probaremos a captar todos los datos visuales que en un momento dado, cuando no tengamos el modelo delante, hagan posible que nuestra mano interprete la información que retuvimos en el cerebro y seamos capaces de dibujar un ciclista. No aquel que observamos, no. Uno que nace de nuestra mente creadora y que estará formado por trazos coherentes.

De forma innata, las personas creativas ejercen la observación de una manera más concienzuda. Sin darse cuenta, están descubriendo continuamente, entendiendo, memorizando y, todo, gracias a la observación, la auténtica fuente de conocimiento del artista. Cuantos más datos acumulemos a nivel visual, más capaces nos sentiremos para reinterpretarlos, exagerarlos, cambiarlos, enfatizarlos, en definitiva, comunicar lo que deseemos. Después, el aprendizaje de una técnica hará posible materializar la idea.

La observación es algo que practicaremos toda la vida y ¡es fascinante! porque siempre hay algo que aprender. Cada vez que escucho sobre alguien comentarios del tipo ‘… le apasiona dibujar, está siempre con un lápiz en la mano…’, pienso: sin duda, ¡están hablando de una persona observadora!

Compartir
Imagen de logotipo de facebook para compartir
Imagen de logotipo de twitter para compartir
Imagen de logotipo de google+ para compartir

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu email no será publicado