Blog de 3D, Ilustración, Diseño y más...

La Ilustración Infantil, ¡imaginar viene de imagen!

14 junio, 2021 Ningún comentario

La Ilustración Infantil es un elemento fundamental que ayuda a los niños a amar la lectura, fijar conceptos en la memoria, poner en funcionamiento el gusto estético y, por supuesto, ¡activar la imaginación!

Está claro que la Ilustración Infantil como género es un arte específico con identidad propia. La gran virtud de la lectura visual es que permite a los niños conocer experiencias y emociones muy importantes para su desarrollo cultural y social. La ilustración en los libros infantiles tiene como objetivo llegar a los más pequeños mediante un mensaje visual que les permita comprender, de forma entretenida y didáctica, la historia que nos cuenta el escritor.

Si tienes entre manos un proyecto de ilustración de libros para niños, debes saber cómo obtener un buen resultado final. Conocer este género literario y orientarnos antes de la creación de las imágenes, nos será de gran ayuda.

Cómo abordar “con mimo” la tarea de la Ilustración Infantil

Teniendo en cuenta las funciones principales que debe cumplir toda ilustración, ¿qué factores no se nos pueden escapar a la hora de elaborar las ilustraciones de cuentos para niños?

  • El texto: La ilustración asume la carga narrativa para mostrar, no sólo lo que dice el texto, sino transmitir lo intangible que se desprende de él. Cuando el escritor nos proporciona el texto, deberemos interpretarlo de forma comprensiva para preparar ilustraciones detalladas que concuerden con la historia. El ilustrador debe respetar la narración del escritor y adaptar su trabajo a ella, aunque redundar el contenido del texto, embellecerlo y crear su universo singular, forma parte de lo que se espera de las ilustraciones.
  • Conocer e involucrarse en las diferentes temáticas que abarca la literatura infantil: Lograr un buen resultado supone que nos involucremos en el mundo de fantasía que evocan los libros para niños. Puede que nos pidan trabajar con temáticas muy variadas: pedagógicas, gestión de emociones, enseñanza de valores, aventuras… Tendremos, por lo tanto, que crear desde personajes repletos de dulzura y simpatía hasta monstruos que salen de algún rincón inesperado, para, ayudar a los niños a desarrollar su imaginación, hacerles entender una lección de ética y moral o ayudarles a mejorar su habilidad de comprensión de lectura.
  • Establecer el tipo de lector al que va dirigido el libro: Por ejemplo, en función de la edad del niño al que nos dirigimos y su capacidad de lectura tendremos que incluir más o menos cantidad de ilustraciones. Cuando se trata de niños de 0-3 años en sus libros predominarán las ilustraciones. En cambio, cuando son mayores, al haber desarrollado habilidades de lectura, predominará el texto, actuando la ilustración como complemento.
  • Recopilación de información: Una vez inmersos en la trama y detalles de la historia es hora de ponernos manos a la obra y empaparnos de este género mediante la lectura de libros infantiles, investigación de artículos relacionados e incluso evocando nuestros libros favoritos de la infancia en busca de inspiración. El material recopilado nos servirá de referencia para ayudarnos a crear ilustraciones con nuestro propio estilo personal.

Todo ello, junto con el trabajo estrecho en colaboración con el autor, darán lugar a la combinación perfecta que la unión de la palabra y la imagen proporcionan.

la ilustración infantil

La Ilustración Infantil debe formar parte de los programas de aprendizaje para los futuros ilustradores. Trabajo de Rocío Jiménez con técnicas tradicionales.

La percepción infantil ante las ilustraciones en los cuentos

Saber cómo reciben los pequeños lectores las imágenes de los cuentos es algo que debemos tener muy en cuenta. Si el campo de la Ilustración Infantil es el paisaje en el que quieres desarrollar tu labor creativa, conviene que dediques un tiempo a conocer la percepción infantil.

Diferentes estudios demuestran la capacidad de los niños para interpretar la información que aportan variados elementos como son las ilustraciones, texto y portada-contraportada, para deducir la situación y tono de la historia. Por ejemplo, pueden traspasar el mensaje literal y descifrar el lenguaje corporal de los personajes, o captar las ideas morales que se desprenden del libro.

Por otra parte, las imágenes les ayudan con cosas más complejas como analizar chistes o metáforas, y generan en ellos respuestas emotivas identificándose, o no, con los personajes.

Para terminar, una reflexión del escritor francés André Breton que concentra el extraordinario alcance de la ilustración en los libros infantiles: “Los libros de nuestra infancia, con sus páginas resplandecientes de luces y sombras, decidieron quizás, por encima de cualquier cosa, la naturaleza de nuestros sueños”

 

 

 

Compartir
Imagen de logotipo de facebook para compartir
Imagen de logotipo de twitter para compartir
Imagen de logotipo de google+ para compartir

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu email no será publicado